El día en que murió el capitán de Colo Colo, David Arellano, en Valladolid

 

david20arellano204

El diario El Norte de Castilla recapituló la historia de David Arellano, uno de los fundadores del equipo chileno, quien falleció durante una gira en España.

La tragedia se consumó el 3 de mayo de 1927, al día siguiente de que se disputara el segundo de los partidos amistosos entre la Real Unión Deportiva, campeón regional de Castilla y León, y el Colo Colo, campeón chileno, que se encontraba de gira por España y Portugal, después de de haberse enfrentado anteriormente a varios equipos de Ecuador, Cuba y Méjico. En realidad, la tournée de los futbolistas chilenos duró siete meses, en los que disputaron 42 partidos, con 25 victorias, 4 empates y 13 derrotas.

Al frente del Colo Colo, su máxima figura y capitán, David Arellano Moraga, un interior izquierdo de gran calidad técnica y capacidad goleadora. De hecho, en el Sudamericano de 1926, fue el máximo realizador del torneo y los seis tantos que marcó resultaron decisivos para que Chile se proclamase subcampeón. La expectación generada por su presencia en Valladolid no se vio defraudada, porque abrió el marcador en el primero de aquellos dos encuentros, celebrado el 1 de mayo de 1927 y saldado con la contundente victoria de los sudamericanos por 2-6.

Al día siguiente, viendo la superioridad mostrada por su equipo, David Arellano no pensaba jugar porque tenía molestias en un tobillo a consecuencia de un golpe sufrido en el primer partido, pero sus compañeros le convencieron para que se vistiera de corto y liderase, como era habitual, al Colo Colo que él mismo había fundado.

Sin embargo, la Real Unión Deportiva, dolida por la humillante derrota en el choque anterior, afrontó éste con una actitud muy diferente, más agresiva y ambiciosa. De hecho, los jugadores locales cobraron ventaja con goles de Perico San Miguel y ‘Pipi’ Pombo, e hicieron trabajar de lo lindo a los chilenos para concluir con un equilibrado 3-3.

En la crónica de El Norte de Castilla se vertían encendidos elogios al juego del conjunto local y, solo de pasada, se hacía una breve mención al hecho de que Arellano tuvo que retirarse del campo lesionado a consecuencia de un choque fortuito con un rival. No se conocía en el momento de redactar la noticia, la tragedia que se estaba gestando en una habitación del hotel Inglaterra, cuartel general del equipo chileno en nuestra ciudad.

Arellano padecía una hernia umbilical y para disputar los partidos usaba un protector que aquel 2 de mayo no llevó al campo porque no iba a jugar. El capitán chileno no podía imaginar que tratándose de un partido amistoso, el riesgo pudiera ser tan alto, pero en un lance del juego, el delantero del Colo Colo y el jugador vallisoletano David Hornia –paradójicamente el más bajito del conjunto local-, saltaron para disputar un balón, con tan mala fortuna que éste cayó de rodillas sobre el abdomen de su adversario, provocándole un dolor tan intenso que hubo de abandonar el campo en brazos de sus compañeros.

En vista de que las molestias no remitían, decidió trasladase al hotel y meterse en la cama con la esperanza de que pasara la crisis, pero no fue así y la preocupación de la delegación chilena era tal que los directivos decidieron llamar a un médico para que pusiera remedio. El doctor Morales, se trasladó desde el Hospital Provincial al hotel y tras reconocer al paciente, comunicó al presidente del Colo Colo se terrible diagnóstico: “Sufre una peritonitis traumática que no tiene solución. Su muerte es cuestión de horas”.

Al jugador, no obstante, le dijeron que iba a ser operado y que le anestesiarían para que no tuvieses dolores, pero Arellano, que era maestro de enseñanza primaria, sabía de la gravedad de su estado. Sus compañeros, entre los que estaban sus dos hermanos, Francisco y Alberto, le estuvieron acompañando y trataron de animarle, hasta que las seis y media de la tarde del día 3, veinticuatro horas después de haber sufrido el percance, dejaba de existir.

La noticia de la muerte del capitán chileno, recogida en primera plana por El Norte de Castilla en su número del día 4 de mayo, conmocionó a la ciudad entera. Tras la autopsia realizada en el Instituto Anatómico Forense, en la que se comprobó que tenía el intestino desgarrado, se celebró el sepelio con asistencia del arzobispo Gandásegui y autoridades civiles, militares, académicas y deportivas, además de los jugadores del Colo Colo y la Real Unión Deportiva, y una conmovida muchedumbre de más de 6.000 personas que, como era costumbre en la época, despidieron el duelo en la iglesia de San Pedro Apóstol.

Ya en el cementerio, jugadores de ambos equipos llevaron a hombros el féretro hasta la tumba en que fue enterrado, trago doloroso tras el cual uno de los compañeros del fallecido, Bravo, pronunció unas palabras de agradecimiento, recogidas en la reseña del periódico: «Ahora nuestro capitán queda aquí, en un suelo acogedor y hermano, aunque muy lejos de donde nació. Allá, en aquella tierra nuestra, se encuentra una madre atribulada, anciana venerable que despidió a tres hijos y solo podrá abrazar a dos al regreso, porque el otro queda aquí para siempre».

Esta última frase de su desgarrador discurso no se cumplió, porque Arellano era ya un patrimonio tanto de su club como de su país, y el 2 de agosto de 1929, el cadáver fue exhumado y trasladado hasta Vigo, donde en barco viajó al puerto de Valparaíso y después hasta la capital, Santiago, donde reposa en el panteón de ilustres del Colo Colo.

Pero tras la conmoción que supuso la muerte del capitán del conjunto chileno, se produjeron dos reacciones contradictorias que sí conviene recordar. El día 4 de mayo de 1927, tras el entierro, los dos hermanos de Arellano y uno de los directivos decidieron regresar a su país, cosa muy lógica, pero el resto del equipo resolvió continuar la gira y cumplir los compromisos contraídos, jugando 9 partidos más contra el Valencia, Selección Valenciana, Castellón, Puerto de Sagunto, Madrid, Murcia, Elche, Barcelona y Mallorca, algo que fue duramente criticado por los medios informativos chilenos.

La reacción de los vallisoletanos, en cambio, mereció unánimes elogios, ya que se organizó una suscripción popular y un partido entre la Selección Vallisoletana y la Selección Madrileña, a beneficio de la madre del infortunado David Arellano, viuda de avanzada edad y en situación económica muy precaria.

Leer el reportaje completo en http://www.elnortedecastilla.es/deportes/futbol/201705/03/murio-capitan-colo-colo-20170503090749.html

Bielsamanía en Bilbao

Luego del electrizante partido brindado el domingo pasado ante el Barcelona, los hinchas del Athletic de Bilboa comenzaron la idolatría por el Marcelo Bielsa, ex seleccionador de Argentina y de Chile.

“El Athletic de Marcelo Bielsa y el Barça de Pep Guardiola rindieron un gran homenaje al fútbol en una Catedral que vivió una noche espectacular. Los culés empataron en el descuento a unos leones físicamente y futbolísticamente extraordinarios. El Athletic parecía el Barcelona. Memorable”, señala el diario vasco Deia.

El mismo periódico ilustra con una foto donde el DT argentino aparece con un cartel que dice “El Marcelona”.
Para el columnista del diario El Correo Roberto Basic tras el partido “si algo ha quedado claro después del empate ante el Barcelona, además de haberse consumado en un partido memorable, es que el Athletic de Marcelo Bielsa ha dejado de jugar en función de la camiseta ajena para centrarse en lo que le demanda la suya propia”.

Y agrega “la sensación generalizada es que el Athletic vuelve a figurar en la lista de candidatos que deben luchar por objetivos nobles. Lleva diez partidos sin perder y la única duda que planea sobre el grupo es su capacidad de resistencia en una campaña de tres competiciones”.

“Se agradece que haya equipos como el Athletic”, enfatiza Xavi Hernández

Una racha estimable y un partido heroico consolidan el proyecto de Bielsa“, señala el diario ABC.

Mou empaña nuevamente el fútbol

El portugués no soportó que el Barcelona nuevamente les arrebatara un título y, en medio de una trinfulca por el patadón de Marcelo a Fábregas, le metió el dedo en el ojo a Tito Vilanova, asistente de ‘Pep’ Guardiola. ..No obstante, los catalanes levantaron la Supercopa.

El “Santo” de San Sebastián

El periodista José L. Lorenzo, del diario Mundo Deportivo de España, surtió de elogios al portero chileno Claudio Bravo, que ayer dio “clase” en el triunfo de la Real Sociedad sobre La Coruña.

“Había cundido cierto grado de desesperación con el último traspié cosechado en el Ciutat de Valencia. Más que por el resultado, que también, por la manera en la que el equipo había vuelto a besar la lona, a pesar de las declaraciones de los jugadores y del entrenador, afirmando que las prestaciones ante el Levante habían mejorado respecto a anteriores salidas, véanse Pamplona o Mallorca. Pero no hay nada como volver a casa para recuperar la confianza y la energía. Y eso que el de ayer no fue el mejor partido de los de Lasarte en Anoeta. Hubo momentos de nerviosismo, de muchas dudas, pero en ese momento, cuando más lo necesitaba la Real, volvió a emerger la figura de nuestro santo particular. No tendrá la aureola de Iker Casillas, ni llenará las portadas de los periódicos de Madrid, pero lo de Bravo no tiene nombre. A mí se me están acabando los calificativos. Porque mucha culpa de la victoria de ayer -llámenme loco si quieren- la tiene el cancerbero chileno, sobre todo por esa mano que le sacó a Riki. No era nada sencilla la parada. Remate de cabeza de arriba a abajo, como así lo demandan los cánones. Solo. Pero Bravo desvió el balón a córner ante la desesperación del atacante deportivista, que no se creía como el portero había podido sacar ese balón. Ni él ni los casi 22.000 espectadores que poblaron las gradas de Anoeta. El ‘Bravo, Bravo, Bravo…’ tan tradicional comenzó a sonar con fuerza una vez más. Y es que en mi humilde opinión, esa parada supuso un punto de inflexión en el partido. Sus compañeros despertaron y, primero Griezmann y después Agirretxe -no se le ha olvidado marcar-, llevaron el éxtasis a la grada. La Real sigue su camino y, gracias a Dios, Bravo también”.

Ahora deben cumplir!!!

¿Qué daría usted por ganar un Mundial?. Los seleccionados españoles se sometieron al test de Diario Marca antes del torneo e hicieron sus promesas, que ahora deberán ser cumplidas.

El héroe hispano, Andrés Iniesta, señaló, junto a Fernando Torres y Sergio Busquets, que de ganar la Copa harían el Camino de Santiago, una ruta que recorren los peregrinos procedentes de España y de toda Europa para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, donde se veneran las reliquias del apóstol Santiago el Mayor.

Según consigna el Diario Olé, esta ruta es muy extensa, y el tramo principal abarca 400 km desde Cataluña. ¿Cuánto fue el recorrido de Iniesta en el Mundial?

Entre las promesas de los nuevos campeones del mundo se cuenta la de Fernando Llorente, quien admitió que se tiraría en paracaídas o la de Javi Martínez, quien que se teñiría el pelo de “rosa fosforito” y se lanzaría desnudo desde un avión.

Xabi Alonso tiene como meta emular a Phileas Fogg, protagonista de La Vuelta al Mundo de Verne. Y Álvaro Arbeloa  aseguró que estaría un año sin beber Coca Cola.

Según Marca, Pepe Reina, uno de los que cumplió a rajatabla la promesa de la Eurocopa, se dejará perilla hasta el 31 de agosto, mientras que Xavi pide un corte al cero colectivo de jugadores y prensa.

Pibe Valderrama y el cariño de Michel

“Lo que pasa es que a la gente le gusta el vacile y el morbo, y como eso lo sacaron por todas partes a los hinchas no se les olvida la famosa ‘tocada’. Me acuerdo que por donde íbamos la gente me preguntaba por el tema. Acá en Colombia a mi papá todavía le gastan bromas porque siempre le regalo camisetas del Real Madrid”.

¿Qué le dijo a Michel para que reaccionara de aquel modo?
“Michel lo que quería era provocarme y lo logró. Ahora no recuerdo qué fue lo que le dije, pero el ‘agarrón’ es considerado en mi país una falta de respeto”.