Chilenos casi se mandan un ‘maracanazo’ en Río de Janeiro

En la víspera del Mundial de Brasil, los chilenos del club de amigos Eduardo Jones de El Tabo casi lograron la hazaña en Río de Janeiro (Brasil), tras caer por 5-6 con un combinado de funcionarios del consulado de Chile en esa ciudad y brasileños.

El equipo local comenzó con todo y se puso rápidamente en ventaja en el marcador, llegando a sumar una ventaja de 5-1. No obstante, los chilenos se recuperaron y comenzaron con todo el segundo tiempo, donde alcanzaron a estar a un gol de la hazaña.
copa

“El primer tiempo fue malísimo, pero hicimos algunas modificaciones estratégicas dentro del equipo. Así casi logramos empatar, pero al último minuto nos ‘mataron’ de contragolpe y se quedaron con la copa”, admitió el técnico, Luis Calderón, quien además destacó las instalaciones del recinto ubicado en el Parque Aterro de Flamengo.

El trofeo en disputa fue a nombre de Eduardo Jones, una de las víctimas del accidente aéreo ocurrido en Juan Fernández en septiembre de 2011, el cual quedará en el edificio de la repartición consular.

Relacionados

Futbolistas de El Tabo casi lograron la hazaña en Brasil

Tabinos casi se mandan un ‘maracanazo’ en Río

Anuncios

Rivaldo: “Empecé a escuchar voces, como si fuera el diablo”

El ex jugador del Barcelona y de la Selección de su país regresará a los pastos de Brasil, para defender al Sao Caetano en el torneo Paulista 2013.

El campeón del mundo y Balón de Oro 2000 jugó la temporada pasada en el Kabuscorp de Angola, país al que llegó tras una curiosa anécdota, según una entrevista que concedió a El Períodico el año pasado. “Soy evangélico, creo mucho en Dios, y tengo a una persona a mi lado, que se llama Víctor, que me da cobertura espiritual. Y me sucedió algo verdaderamente muy extraño”, admitió.

“Mucho antes de ir a África, cuando estaba pensando incluso en retirarme del fútbol, recibí una llamada telefónica de Víctor: «Rivaldo, tú irás a Angola». Yo ni lo podía imaginar entonces, pero más de medio año después, cuando creía que se estaba acabando mi carrera, descolgué de nuevo el móvil. Era un empresario de Angola que me invitaba a jugar a fútbol allí. Pensé: «¿Angola?». En aquel momento no me lo podía creer. Era impensable, pero lo que me había dicho Víctor se había cumplido. ¿Cómo fue? No lo sé, ni siquiera ahora puedo saberlo. Pero sucedió. Creo que fue algo de Dios”, añadió.

El Diablo mete la cola

No obstante, Rivaldo reconoció que desde hace ocho años escuchó voces que le decían que moriría en un accidente de tránsito. “Antes de cumplir 32 años, y tras salir del Cruzeiro, me quedé a vivir en Mogi Mirim. Fue entonces cuando empecé a escuchar voces, como si fuera el diablo, hablándome”, admitió.

“Me decía: «Vas a morir en un accidente de coche». Estuve 20 días con esas voces dentro de mí. No podía decirle a nadie lo que me estaba pasando, ni siquiera a Eliza, mi esposa. Cada vez me daba más miedo coger el coche. Un día, salí de Mogi Mirim rumbo a Sâo Paulo y acabé pasando por Curitiba, por lo que llaman la carretera de la muerte por lo peligrosa que es. No paraba de escuchar esas voces. «Vas a morir en un accidente de coche. Vas a morir». Y, de pronto, escuché otra voz que decía: «Si tú crees en mí, no morirás. ¡Cree en mí!». Era la voz de Dios. Así estuve 20 días, hasta el 19 de abril del 2004, fecha de mi aniversario”, agregó.

El jugador sostuvo que vivió un verdadero calvario y que una charla con su esposa cambió todo en su vida. “De vuelta a casa, pasé mucho miedo conduciendo y cuando subí al ascensor me puse a llorar. Lloré como un niño, mucho más incluso que el día en que murió mi padre. Entonces, ella (Eliza) recitó una oración conmigo, me dijo que siguiera el camino de Dios y leyó un versículo de la Biblia. Jamás volví a escuchar esas voces. Nunca más. Lo cuento porque pasé los 20 peores días de mi vida”, dijo.

“Desde entonces, soy otro. Respeto todas las religiones, pero solo puedo explicar lo que viví yo. No todos tienen la oportunidad que yo tuve de que Dios hablara conmigo”, señaló.

Cuando el hijo sueco de Garrincha conoció su grandeza en Brasil

Los padres adoptivos de Ulf Lindberg decidieron contarle todo a su hijo cuando cumplió los ocho años. Ulf fue concebido en un encuentro furtivo entre una camarera sueca y un jugador de fútbol extranjero. Su progenitora, con apenas 19 años y escasos recursos, no tuvo otra alternativa que darle en adopción. Le explicaron que era el único niño de tez morena en la pequeña ciudad sueca de Halmstad porque era muy parecido a su padre biológico.

Sus genes paternos también le dibujaron los ojos oscuros, la boca gruesa, la nariz chata y, principalmente, la piernas arqueadas. Ese futbolista era brasileño y se escapó de la concentración del equipo carioca del Botafogo, prendefuegos en portugués, para dejar la semilla de sus cromosomas en una gira por Suecia en mayo de 1959. Oficialmente, se llamaba Manoel dos Santos, pero el mundo le conocía por el nombre de un pájaro bobo y de canto bonito: Garrincha.

Ulf, progenitor de Martin, nació de un encuentro furtivo en 1959 entre el astro y una camarera

“Pelé, más completo. Mi padre, más fantástico”, dice Ulf, reunido al fin con sus 10 hermanas

Sólo ahora, a los 46 años, Ulf se sintió seguro para afrontar al mito de su padre y visitar su tierra. Desembarcó la semana pasada por primera vez en Río de Janeiro con una prueba de ADN que certifica su origen y seguido por una cámara para contar la historia de Mané Garrincha en un documental. “Nunca le conocí” pero desde pequeño “sabía que era su hijo, aunque todavía no estaba preparado psicológicamente para venir a Brasil. Sabía que él era grande, pero sólo ahora me doy cuenta del tamaño de su grandeza”, dice.

El hijo sueco de Garrincha camina estos días sobre los pasos de su padre. En su visita al mítico estadio de Maracaná, ante una foto de Garrincha junto a Pelé, sentenció, orgulloso, lo que muchos brasileños piensan: “Pelé fue más completo. Mi padre, más fantástico”.

En el museo encontró recuerdos de su padre, campeón del mundo en Suecia en 1958 y Chile en 1962, cuando, según el legendario Didí, regateaba a los adversarios y los dejaba “con el culo en el suelo, en fila, disciplinadamente”. Con la ayuda de un traductor, incluso entendió los versos del poeta Carlos Drummond de Andrade sobre su padre: “Si hay un Dios que regula al fútbol, este Dios es sobre todo irónico y farsante y Garrincha fue uno de sus delegados, imbuido para burlar a todos en los estadios”.

Ulf vio también las imágenes de los miles de aficionados en el funeral de Garrincha en Maracaná, en 1983. Su padre murió, pobre y borracho, a los 50 años, víctima de su compulsión desenfrenada por el aguardiente, las amantes y la pelota. “Un ángel pornográfico”. Así le definió el periodista brasileño Nelson Rodrigues.

Lo más emotivo para Ulf fue el encuentro con sus diez hermanas, hijas de distintas esposas y amantes de Garrincha. Toda la familia, 11 hijos vivos de los 14 reconocidos, hizo un homenaje a su padre en su tumba, el pasado fin de semana, en la ciudad de Pau Grande.

Ulf es el único hijo varón de Garrincha que ha sobrevivido. Los otros dos, Garrinchinha y Nenem, son también capítulos de la historia trágica del jugador brasileño y murieron en diferentes accidentes de circulación.

Ulf reconoce que no heredó el talento para el fútbol porque, a los diez años, descubrió que sufría “igual” que su padre problemas de artrosis en la rodillas: “Sentía mucho dolor para jugar”. Así que se conforma con vender perritos calientes en su pueblo.

Ahora visita Brasil acompañado por su hijo Martín, de 16 años, único descendiente de Garrincha que sí juega al fútbol. Es medio centro en las categorías inferiores del Halmstad, un primera sueco. “Creo que Martín tiene mucho de mi padre y todo para ser su heredero en el fútbol”, sueña.

Estos días, los aficionados brasileños descubrieron, no sin cierta desilusión, que los genes de la dinastía de Garrincha los puede haber heredado un chaval sueco, blanco, de cabellos largos, que maneja bien la pelota, pero que no tiene las piernas lisiadas, aunque mágicas, de su abuelo.

Fuente: Diario El País de España, publicado el 14 de noviembre de 2005 con el título “La herencia sueca de Garrincha”.

El goleador de moda en Argentina que sobrevivió a un atentado en Grecia

Es uno de los tantos futbolistas “patiperros” que deambulan por el mundo. No obstante, Ignacio Scocco ayer se convirtió en la gran figura de la selección de Argentina, al anotar los dos goles con que su país venció a Brasil 2-1 (aunque cayó en penales).

Tras una irrupción fenomenal en el Newell’s campeón bajo el mando del Tolo Gallego, el atacante comenzó el peregrinar  por los Pumas y Toluca de México, el AEK de Grecia y el Al Ain de Emiratos Arabes. Y hoy, a los 27 años, vive un presente de ensueño en su regreso al club de Rosario, ya que es goleador del torneo Inicial y es figura de la Albiceleste.

Pero para aquello, el jugador tuvo que pasar por una serie de situaciones muy ajenas a su profesión. El año pasado, cuando defendía al AEK, su domicilio fue atacado con tres bombas de gas, aunque él y su familia resultaron ilesos.

Según consigno la prensa local, “los culpables podrían ser hinchas ultras del AEK, enojados por la derrota de 6-0 que sufrió el AEK el pasado fin de semana ante Olympiakos, en la final de la copa de la liga griega”.

Masajista de lujo: cortó ataque rival y su equipo logró la victoria

Era un triunfo apretado, con lo justo, por eso todo el equipo defendía el 1-0 parcial. No obstante, el masajista del Ponta Pora vio en peligro el triunfo y no pensó en nada mejor que cortar el ataque del Coxim Atlético Clube, en duelo del torneo estatal de Mato Grosso del Sur, Brasil.

Los Ro-Ro eran mejores que los Sa-Za: salían de juerga en las concentraciones de Brasil

Mientras Mario “Lobo” Zagallo soñaba con el equipo ideal para ganar la Copa América de 1997 en Bolivia, el veterano Romario ya tenía lista la estrategia para salir de la concentración y disfrutar de la noche en Santa Cruz, ciudad donde dice que están las mejores mujeres de “altiplánicas”, junto a su compañero de ataque, Ronaldo.

“Teníamos una estrategia montada muy profesional. Salíamos por la parte de atrás del hotel, y Romario escalaba primero el muro, en el otro lado teníamos una escalera preparada y un taxi esperándonos”, admitió “El Fenómeno”.

No obstante, las continuas salidas de la dupla Ro-Ro -en contraposición de los Za-Sa (Zamorano-Salas) de Chile en la década de los 90′- no mermaron el nivel de los pentacampeones, ya que se quedaron con el título. Ambos marcaron ocho goles, aunque el título de anotador de lo llevó el azteca Luis Hernández.

Para Ronaldo, además, “no es cierto que el sexo perjudica al rendimiento”, ya que “la masturbación cansa mucho más” y con Roberto Carlos, que fue su compañero de habitación en la selección brasileña, “he dormido más con él que con todas las mujeres de mi vida”.

Cuando aún no se cansaba de embocar el balón, el “9” se vio envuelto en una polémica con travestis. Según él, se había confundido con prostitutas y que se dio cuenta del engaño cuando ya estaba en el motel, pero sus acompañantes lo intentaron extorsionar, lo que después fue ratificado por la justicia.

César Farías: El “Mou” venezolano que derriba mitos y grandes

Tiene 38 años y una personalidad que lo ha llevado a dirigir desde los 20, cuando asumió la dirección del Nueva Cádiz, segunda división de su país. Ayer cumplió su gran sueño de niño: ganar a Argentina.

César Farías Acosta ha sido catalogado de ganador, astuto, obsesivo, provocador y polémico. Lo llaman el Mourinho venezolano y ahora mete miedo a toda Sudamérica con su consigna de que su país dejó ser la Cenicienta, como lo demostró en la última Copa América, donde su equipo llegó a semifinales y ocupó el cuarto puesto. “Hoy el mundo sabe que en Sudamérica hay otra selección que tiene también categoría y no se le achica a nadie”, afirmó.

“Tan efectivo como polémico, el estilo de conducción de Farías se asemeja al del entrenador del Real Madrid, desde la contundencia de sus éxitos hasta su tendencia a fabricar enemigos exteriores al grupo, además de estar siempre atento a todos los detalles -deportivos o no- para generar la mínima ventaja. Y al igual que el portugués, su relación con la prensa dista de ser la mejor”, definió al DT el diario El Mundo de España.

Y el no elude su rol: “Venezuela no le tiene temor a ninguna camiseta, al protagonismo, y se puede ir con la cabeza bien alta, desde el presidente de la Federación hasta el utilero”.

Tras el encontrón con Neymar en Copa América dijo que “prefiero que se peleen conmigo y no con los jugadores”.

Ha sido uno de los impulsores del despegue del fútbol de su país, que el año 2009 por primera vez llegó a una cita mundialista, al disputar el Sub20. “Esto no es obra de la casualidad”, señala Farías, quien también se dio el lujo de vencer desde la banca a Brasil por primer vez en la historia.

El DT debutó en Primer a los 29 años en Trujillanos F.C. Luego pasa al Deportivo Táchira, donde cumple una destacada actuación logrando la clasificación a segunda ronda tras obtener un empate ante River Plate en Argentina. Así el 1 de enero del año 2008, es nombrado seleccionador nacional, sustituyendo a Richard Páez Monzón.

“Venezuela también tiene categoría sudamericana pero con el sello venezolano, y eso lo vamos a exigir de aquí hacia adelante. No aceptamos una falta de respeto más y eso lo vamos a pelear con fuego y sangre”, sentenció, con un eco que comienza a ser escuchado en Sudamérica.