Sampaoli: De “Bielsa del Cachapoal” a la esperanza de ganar la Copa América

Jorge Sampaoli llegó como un desconocido a Chile a hacer sus primeras armas en un equipo de segundo orden, O’Higgins. De hecho la prensa, por ser oriundo de un pueblo cercano a Rosario, Casilda, y admitir su admiración por el DT, fue apodado “El Bielsa del Cachapoal”

De hecho consultado por la prensa si le molestaba ese apelativo, respondió que sí y explicó el porqué: “Yo creo que hay una diferencia entre Marcelo y los demás entrenadores, por eso es uno de los 3 mejores entrenadores del mundo; entonces que me digan eso lo interpreto como que no tiene mucho sentido. Uno está muy lejos de acercarse a la capacidad de Marcelo”.

La carrera de Jorge Sampaoli ha sido dura, pero sobre la base del trabajo ha logrado el éxito. Dejó su natal Casilda, donde dirigió en el Nacional B, a su familia, agarró una maleta y puso dentro poca ropa y muchos videos y cassette (de rock, por supuesto). No le fue bien en el Juan Aurich (2002), pero pasó al Sport Boys, donde aún recuerdan las pericias que tuvo que pasar. “A Sampaoli lo mandaron a vivir en una casa que colindaba con la Compañía de Bomberos N° 34 de La Punta, con pasillos que accedían directamente entre ambos establecimientos”, señala Depor.pe. De hecho le decían ‘el hombrecito’”, contó el brigadier Alberto Márquez al diario La Tercera.

En su tierra natal, aún recuerdan el día que dirigió a su equipo arriba de un árbol, lo que le valió hacerse conocido y fichar por el club Argentino de Rosario. De más está decir que en Buenos Aires no es conocido, por lo menos hasta antes del Mundial 2014.

En Ecuador era conocido como “Loquito” o “Bielsita”. Cuando fue anunciado en Emelec, la prensa le preguntó al dirigente Nassib Neme, qué títulos había conseguido el argentino. “El título de director técnico… por el momento”, contestó, según consigna el diario El Universo de ese país.

Cuando asumió en Universidad de Chile también generó “anticuerpos”, ya que de primera puso fuera del equipo a uno de sus símbolos, Rafael Olarra, y los resultados no llegaban. Más encima dejó ir a Manuel Iturra y tuvo un áspero encuentro por la prensa con Diego Rivarola. Pero todo cambio, llegaron los triunfos y el memorable título ante Universidad Católica, cuando dio vuelta el 0-2 del duelo de ida y con un 4-1 se quedó con su primera corona. Luego vendría el tricampeonato y la obtención de la Copa Sudamericana. Todo esto le valió asumir en la Selección de Chile, luego de la salida de Claudio Borghi.

Tras las exitosas eliminatorias, y la buena actuación en el Mundial, los hinchas chilenos ya la exigen ganar la Copa América que se disputará en junio de 2015 en ese país. “Nosotros debemos aprovechar esta generación de jugadores tan combativos para poder darles la posibilidad de una Copa América, que nunca la ganaron. La ganó Perú, la ganó Bolivia y Chile no lo ha podido conseguir nunca. Es un desafío que tenemos por delante”, dijo esta semana tras llegar de Brasil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s