Moacir Barbosa, el arquero maldito de Brasil

“En Brasil, la pena mayor por un crimen es de 30 años de cárcel. Hace 43 años que yo pago por un crimen que no cometí”, declaró Moacir Barbosa, ex arquero de la selección brasileña, considerado por la “torcida” como el gran responsable del Maracanazo de 1950.

Era considerado uno de los mejores portero de la historia, pero el fatídico día de la final con Uruguay “se comió” el gol de Alcides Ghiggia, que al final significó el título para el país oriental y el comienzo del calvario, que sólo culminó el día de su muerte, hace 13 años.

En 1993 cuando se le negó la posibilidad de ir a saludar a los jugadores de la selección brasileña y vivió sus últimos días con una pensión de gracia de su ex equipo, Vasco Da Gama.

Pobre arquero. Le hicieron la vida imposible. Si hasta le regalaron los tres maderos del arco en que le hice el gol para que hiciera un asado. Pobre hombre. Años después me lo encontré y le dije que no fue toda culpa suya, que también tuvo culpa el equipo“, admitió Ghiggia esta semana a El Mercurio, al recordar los 63 años de la gesta uruguaya.

Barbosa falleció el 8 de abril de 2000 a los 79 años, víctima de un derrame cerebral.3 5

Anuncios

Un pensamiento en “Moacir Barbosa, el arquero maldito de Brasil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s