Rivaldo: “Empecé a escuchar voces, como si fuera el diablo”

El ex jugador del Barcelona y de la Selección de su país regresará a los pastos de Brasil, para defender al Sao Caetano en el torneo Paulista 2013.

El campeón del mundo y Balón de Oro 2000 jugó la temporada pasada en el Kabuscorp de Angola, país al que llegó tras una curiosa anécdota, según una entrevista que concedió a El Períodico el año pasado. “Soy evangélico, creo mucho en Dios, y tengo a una persona a mi lado, que se llama Víctor, que me da cobertura espiritual. Y me sucedió algo verdaderamente muy extraño”, admitió.

“Mucho antes de ir a África, cuando estaba pensando incluso en retirarme del fútbol, recibí una llamada telefónica de Víctor: «Rivaldo, tú irás a Angola». Yo ni lo podía imaginar entonces, pero más de medio año después, cuando creía que se estaba acabando mi carrera, descolgué de nuevo el móvil. Era un empresario de Angola que me invitaba a jugar a fútbol allí. Pensé: «¿Angola?». En aquel momento no me lo podía creer. Era impensable, pero lo que me había dicho Víctor se había cumplido. ¿Cómo fue? No lo sé, ni siquiera ahora puedo saberlo. Pero sucedió. Creo que fue algo de Dios”, añadió.

El Diablo mete la cola

No obstante, Rivaldo reconoció que desde hace ocho años escuchó voces que le decían que moriría en un accidente de tránsito. “Antes de cumplir 32 años, y tras salir del Cruzeiro, me quedé a vivir en Mogi Mirim. Fue entonces cuando empecé a escuchar voces, como si fuera el diablo, hablándome”, admitió.

“Me decía: «Vas a morir en un accidente de coche». Estuve 20 días con esas voces dentro de mí. No podía decirle a nadie lo que me estaba pasando, ni siquiera a Eliza, mi esposa. Cada vez me daba más miedo coger el coche. Un día, salí de Mogi Mirim rumbo a Sâo Paulo y acabé pasando por Curitiba, por lo que llaman la carretera de la muerte por lo peligrosa que es. No paraba de escuchar esas voces. «Vas a morir en un accidente de coche. Vas a morir». Y, de pronto, escuché otra voz que decía: «Si tú crees en mí, no morirás. ¡Cree en mí!». Era la voz de Dios. Así estuve 20 días, hasta el 19 de abril del 2004, fecha de mi aniversario”, agregó.

El jugador sostuvo que vivió un verdadero calvario y que una charla con su esposa cambió todo en su vida. “De vuelta a casa, pasé mucho miedo conduciendo y cuando subí al ascensor me puse a llorar. Lloré como un niño, mucho más incluso que el día en que murió mi padre. Entonces, ella (Eliza) recitó una oración conmigo, me dijo que siguiera el camino de Dios y leyó un versículo de la Biblia. Jamás volví a escuchar esas voces. Nunca más. Lo cuento porque pasé los 20 peores días de mi vida”, dijo.

“Desde entonces, soy otro. Respeto todas las religiones, pero solo puedo explicar lo que viví yo. No todos tienen la oportunidad que yo tuve de que Dios hablara conmigo”, señaló.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s