El libro que revela los secretos de Alexis Sánchez

“Eh, profe, mire, éste es distinto“.

Eduardo Berizzo se acerca a Luis Bonini para dejar marcado a Alexis Sánchez. El Toto, unos meses después, insistirá con Bielsa por un volante que actuaba en O’Higgins de Rancagua. Se trataba de Carlos Carmona, quien no era tenido en cuenta por el entrenador de la selección chilena en el proceso que concluyó en Sudáfrica 2010.

Berizzo argumentó y convenció a su jefe.

No se equivocó.

Bonini recuerda en una de las primeras prácticas:

Alexis se gambeteaba hasta el médico, salía de la media de inmediato“.

Eran los primeros pasos del trabajo que arrancaría por los puntos en el Monumental de River Plate, paradójicamente el estadio que cobijaba al joven que partió jugando en esas canchas que los nortinos llaman de tierra colorá, que levantan un polvillo rojizo, tiñen los dientes cuando alguien va al piso y dejan huellas eternas en las rodillas y muslos si algún osado se arriesga a barrer.

Pero la lesión de Sánchez ante Tigre trastocó los planes. Mientras preparaba el partido, Bielsa consultó por una característica fundamental para sus delanteros:

“¿Es valiente?”

“Muy valiente”.

“Porque ojo, eh, que allá lo van a buscar”.

El problema es que lo pillen“.

Una carcajada y un “es verdad” selló la conversación. Próxima estaba la gira donde Chile enfrentaría a Suiza y Austria, coorganizadores de la Eurocopa de Naciones 2008.

Todo marchaba bien hasta cuando Juan Carlos Blengio, zaguero de Tigre, lesionó a AS7. La entrada del defensa no fue brutal, aunque sí podría definirse como un foul de jugador de Nacional B. Alexis quedaba descartado para las cuatro fechas iniciales del proceso. Una baja sensible.

En Pinto Durán dicen que la noticia caló muy hondo.

Berizzo relata el episodio:

“Me acuerdo que estábamos viendo el partido y fue muy duro, comenzamos a darle vuelta, pero rápidamente dijimos vamos para adelante y ya está. Y ahí creo que estuvo una de las fortalezas de nuestro proceso: supimos reemplazar a todos, aunque está claro que existen futbolistas a los que cuesta más suplir”.

Se especuló que la ausencia de Sánchez racionalizó el optimismo de Bielsa. El técnico habría confidenciado que con Alexis el partido en Buenos Aires podía ganarse, pero, al no estar, las opciones disminuían casi a cero.

Berizzo no recuerda esa reflexión, pero asiente que en el grupo de colaboradores evaluó como una carencia relevante no disponer de un jugador de esa categoría.

Sánchez estuvo fuera de la etapa inicial de las eliminatorias, donde la derrota con Paraguay en el Estadio Nacional pegó muy duro. Su aparición competitiva ocurrió en la doble fecha de junio de 2008, cuando Chile visitaba a Bolivia y Venezuela. Alexis había sido operado en Barcelona por el doctor Ramón Cugat, quien no estaba de acuerdo en que actuara en esos partidos, a pesar de que tenía el alta médica.

Pero la voluntad del tocopillano ha sido una marca registrada, algo que resalta Bonini:

Alexis es un tipo muy valiente, no tiene miedo a lesionarse y, cuando lo está, se mata por recuperarse. Eso es muy trascendente, porque es un mensaje“.

  • Extracto del libro Alexis, el camino de un crack (Ediciones B), de los periodistas Danilo Díaz y Nicolás Olea, publicado el 26 de noviembre en la Revista de El Sábado de El Mercurio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s