El brazo derecho del Loco Bielsa

La última imagen pública de Marcelo Bielsa fue para despedirse y anunciar que dejaba la banca de la selección de Chile. Parado, atrás de él, un hombre imperturbable que escuchaba todo lo que decía el DT. Para muchos un tipo desconocido.

Sin embargo, Gabriel Aravena (60 años), un ex árbitro amateur y que trabaja en la Facultad de Química de la Universidad de Chile, no era extraño, porque estuvo tres años y medio como el brazo derecho de Bielsa.

Aravena recordó que en agosto de 2007 fue a ver si querían seguir contando con sus servicios y se encontró de golpe con el Loco. “Fui a ver si me iban a seguir llamando”, recordó Cachuelo –apodado así por el propio estratega- a la Estrella de Valparaíso.

“¿Usted quién es? (“Gabriel Aravena, señor”), ¿Por qué está aquí? (“Para saber de mi futuro”), ¿Qué hace? (“Soy ex árbitro amateur y trabajo en el laboratorio de la Universidad de Chile: hago cirugía menor a ratitas, don Marcelo”), ¿Árbitro me dice? ¿Por qué es árbitro? (“Porque me gusta el fútbol y se siente una emoción muy grande al estar en una cancha”). Tras varias preguntas que Gabriel respondió con voz de soldado (Cachureo hizo el servicio militar en Alta Montaña), Marcelo Bielsa finalizó con una frase contundente: “Quiero que usted trabaje para mí. Empieza hoy mismo”. Esa tarde Gabriel movió las maletas que traía el maestro y le ordenó la videoteca por orden alfabético. Su vida nunca volvería a ser igual”, relata el vespertino.

“Una vez Cachureo le dijo: “Don Marcelo, ¿Cómo cataloga a mi persona?”. Bielsa guardó silencio largos minutos, luego miró la lejanía y dijo: “Usted aquí es el número uno”. Y desapareció, mientras Cachureo quedó meditando. En otra ocasión iban caminando circularmente cuando el aprendiz decidió criticar el comportamiento de Medel en un entrenamiento (Medel no obedeció una instrucción y le gritó al entrenador: “Saale weon”). “No me gustó lo que hizo Gary, Don Marcelo”, dijo el aprendiz. El maestro Bielsa buscó inspiración en los árboles, suspiró y dijo: “Va a aprender, Cachureo, va a aprender”. Y aprendió, dice ahora Gabriel”.

Cuando se fue, Bielsa le dejó el jeep marca Dodge. Y ahora Aravena, que ya sabe de las ofertas que baraja el argentino (Estados Unidos, España y Portugal lo tientan), espera sólo un llamado. “Yo lo conozco muy bien. En cualquier momento me va a llamar. No pierdo la ilusión de volver a trabajar con él”, afirmó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s