Ruud Gullit, Mandela y el fútbol

“Cuando me dieron el Balón de Oro en 1987, se lo dediqué a Nelson Mandela, que en ese momento estaba en la cárcel. Fue algo natural, pero causó más sorpresa de la que esperaba. En aquel momento todos en Holanda seguíamos lo que pasaba en Sudáfrica con el apartheid, era normal. Un país dividido por la raza. Pero en Italia, esto casi no se sabía. “Uy no, un jugador de fútbol que habla de política”, dijeron muchos cuando hice la dedicatoria. Me veían como un bicho raro”.

“Muchos años después, visité la prisión en Robben Island y hablé con ex compañeros de Mandela. Me contaron la explosión de júbilo que hubo al saber de mi dedicatoria, pero uno me dijo: “Lo primero que pensamos es que te iban a sacar el premio”. Fíjense hasta dónde el apartheid podía alterar la mente de las personas. Pensaban que la UEFA me iba a retirar el premio por habérselo dedicado a un negro”.

“Mandela es lo máximo. Conocerlo fue uno de los momentos que más atesoro en mi memoria. A medida que uno se acerca a él, el cuerpo empieza a temblar, la piel se pone de gallina, la emoción es indescriptible. Cuando por fin lo conocí personalmente, me dijo: “Ahora muchos aseguran ser mis amigos, pero en aquellos años, tenía muy pocos. Y vos eras uno de mis soldados”. Yo sólo tartamudeaba y sonreía.

Fuente: El Grafico Argentina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s