La oposición de Maradona

El “Chicho” Serna fue uno de los símbolos del Boca Juniors multicampeón en la era de Carlos Bianchi. No obstante, cuando fue anunciado como refuerzo del cuadro xeneize tuvo la oposición de su máximo ídolo.

“Apenas llegué, se me acerca un periodista y me dice: “¿Sabés lo que dijo Maradona de vos?” ¿De mí? ¿Diego habló de mí? Uuuuhhh, tremendo, no lo puedo creer, ¿y qué dijo? “Que no entendía cómo te habían contratado, que vos no eras jugador para Boca”. Yo me quería morir. Si lo dijo tendrá razones, respondí, yo sólo vengo a demostrar por qué estoy acá, vengo a pelearla. La cosa es que al rato me llama Cóppola y me dice: “Lo tengo a Maradona en el teléfono y quiere hablar con vos”. Yo jamás había cruzado una palabra con él. Atiendo, y Diego me explica: “No dije nada malo, Chicho, quedate tranquilo. A mí me gustaba Redondo, pero no tengo nada contra vos. Tenés todo mi apoyo y estoy para lo que necesites, mi casa es tu casa”.

De su paso por Nacional de Medellín recuerda una anécdota de Faustino Asprilla. “Me acuerdo un partido contra el América. A él lo estaba marcando hombre a hombre un tal Bertulechi Martínez, que le estaba dando patadas a morir. Entonces el Tino me mira y me dice: “Ya sé qué voy a hacer, vos dejame”. Se le acerca al tipo y le dice: “Bertulechi, hermano, vos me querés cagar a patadas justo el día en que Bolillo te está mirando para llevarte a la Selección, ¿a vos te parece bien eso? Yo te tengo recomendado, pero si vos no intentás jugar, olvidate de que te llame”. No lo tocó ni una vez más, y el Tino lo vacunó con un gol”.

Respecto a la selección Colombia, el Chicho comentó a El Gráfico lo bravo que era Carlos “El Pibe” Valderrama”. “Una vez fuimos a jugar un amistoso a Jamaica que fue de todo menos un amistoso. Planchas, golpes, de todo. En una jugada, lo cruzan mal a Neider Morantes y le rompen la clavícula. Fue un desastre total, Neider estaba tirado en el piso, no reaccionaba, los ojos salidos para afuera, parecía que se moría, nos asustamos… Y no había ninguna ambulancia, me acuerdo que Mondragón se subió a un auto que no sabemos cómo estaba por ahí y se lo llevó. Imaginate cómo siguió ese partido: puño a puño. Hasta que el Pibe nos reunió y nos dijo: “Muchachos, acá es así: o sangre o arena, o nos hacemos bravos o nos matan a todos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s