Kamikaze del penal

Lo hizo Johan Cruyff, Robert Pires lo intentó, pero se llevó el reproche general, pero el japonés Tomoaki Makino le salió todo de película y convirtió un golazo, en una de las formas menos convencionales que se conozcan en la historia.

El cuadro japonés Sanfrecce Hiroshima y el coreno Pohang Steelers disputaban un duelo clave por la Champions League de Asia. Era un duelo apretado, estaban 3-3 y cuando faltaban 10 minutos para el final el juez cobró penal para los locales. Hisato Sato se paró en el punto, miró fijo al portero rival, pero sorprendió a todo el mundo cuando no remató a puerta: tocó el balón hacia el costado. Detrás suyo apareció en forma sospresiva Tomoaki Makino, que con un suave toque batió al arquero.

Según cuentan ésta fue una estrategia diseñada por el estratega austriaco Mihailo Petrovic, que pese a todo no consiguió que su equipo avanzara en el certamen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s