El ahijado y el gol

Calderón es un exigente DT, uno de los más temidos en las canchas del Litoral. Junto a su muleta recorre todos los estadios, aunque su pasión es una sola: El Tabo. En el Deportivo ha sido técnico de todas las divisiones y fue presidente.
Es por eso que entusiasmó a su ahijado y amigo Cayetano Ré –apodado así en honor al ex goleador paraguayo y ex estratega de su país en México 86 y que también dirigió a Deportes Temuco- tanto en la dirigencia como ponerse la “6” de la Tercera.
Cayetano, un jugador técnico pero con poca velocidad, hacía sus primeras armas con el balón, a pesar de ser de una familia futbolera. Era titular indiscutido en su equipo, que no marchaba de lo mejor en el campeonato. No por eso dejaba de consultarle a su padrino cómo había jugado en cada partido y así mejorar ciertos aspectos de su juego.
En una oportunidad, Calderón no pudo llegar a ver a su pupilo –como era su costumbre- y éste hizo la consulta de rigor: “Padrino, no vio el golazo que me mandé. Agarré la pelota a la salida del área grande, me pasé a dos defensas y la puse en un ángulo. Lo grité con todo”.
La contrapregunta de su amigo fue instantánea: “¿Y cómo salieron?”.
Cayetano: “Perdimos 6-1…”
Calderón: “Sale, pa’ llá con…”

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s